Rusia planea desconectarse del internet por un periodo corto. Esto es a causa de su planificación para una futura guerra cibernética. La prueba se trata de mantener los datos de los ciudadanos rusos dentro de las redes locales y que no sean enviados a rutas internacionales.

Esto viene a raíz de la ley denominada, «Programa Nacional de Economía Digital». Esta requiere que los proveedores de internet del país puedan asegurar la comunicación en caso que potencias extranjeras intenten aislarlos en una supuesta estrategia de guerra.

Las medidas descritas en la ley incluyen la construcción de su propia versión de DNS* con el diccionario de direcciones locales. Esto, para garantizar en una desconexión total, el acceso a las comunicaciones internas.

También se espera que la prueba incluya a los ISP* que demuestren que pueden dirigir los datos a puntos de enrutamiento controlados por el gobierno. Estos filtrarán el tráfico para que los datos enviados entre los rusos lleguen a su destino, pero se descarten los destinados a computadoras extranjeras.

Actualmente se conoce que los proveedores de servicio de internet del país, están respaldando ampliamente la medida impuesta por dicha ley, solo que tienen problemas en con el como lo harán.

*DNS: Sistema de nombres de dominio

*ISP: Internet Service Provider