Mi experiencia con las computadoras

Hace un par de años decidí tomar un curso de inglés de seis niveles y el profesor nos advirtió que durante los dos primeros niveles iba a permitir trabajos a mano; pero a partir del tercero, los trabajos debían ser más formales: En computadora. A mis 64 años esa noticia fue un verdadero trauma; ya que nunca había tenido necesidad de utilizarlas y mi experiencia con las computadoras era casi nula. Se reducía solo a ver a mis hijos y nietos usarlas.
Mi reto era aprender el idioma de Shakespeare y si la informática era un obstáculo lo vencería de la siguiente forma: en primer lugar, comprándome mi computadora; en segundo, tomando un curso, pidiendo ayuda a otras personas y sobre todo practicando mucho.
Lo más fácil fue comprar el equipo. Aunque no me sentía segura de poder escoger la computadora adecuada a mis necesidades; así es que me lleve a uno de los yernos de asesor.
Inmediatamente después, inicié un curso de Word y algo de PowerPoint con una facilitadora de mucha paciencia.
Pedir ayuda a otras personas fue la parte más difícil. Eso me hacían sentir estúpida, ignorante y extraterrestre. Hasta que comprendí que hay una generación antes de Apple y otra después. Sin embargo, tuve la suerte de tener unos familiares que me ayudaron mucho.
El haber comprado mi computadora fue una gran ventaja para las prácticas. Y la necesidad de realizar los trabajos del curso de inglés, el principal para hacerlas.
Mis habilidades en la tecnología actual aún son mínimas. Sin embargo, considero que nosotras las personas de “juventud acumulada”, como dijo alguien de GEEK, tenemos dificultades con la tecnología moderna cuando no tenemos la necesidad de utilizarla. Aunque se nos hace más difícil si no contamos con la asesoría de los expertos y el equipo necesario.

Por: Fredesvinda Anderson

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.