Fig 1

El conocimiento y funcionamiento del cerebro humano siempre ha sido una de las pasiones de David Anguizola, Médico y residente de Neurología en País Vasco, España y en esta ocasión nos presenta cómo la tecnología es una de las principales herramientas para la mejora continua de casos médicos y de investigación.

PARÁLISIS POR LESIÓN MEDULAR TRAUMÁTICA Y LAS IMPLICACIONES TECNOLÓGICAS EN LA BÚSQUEDA DE UNA CURA.

Imaginar nuestra vida en una silla de ruedas no es algo que nos preocupe en el día a día. Idealizar estar sentado en cada momento para movilizarte de un lugar a otro parece ser sacado de un sueño, de una película, o de una novela en el que la vida del protagonista no se asemeja a la nuestra. Sin embargo, no es tan infrecuente cuando consultamos los números: 25 nuevas personas, con una edad media de 32 años, quedan paralizadas por cada millón de habitantes en los países subdesarrollados ascendiendo esta cifra hasta 906/millón de habitantes en USA. Para ponerlo en un contexto más familiar, la incidencia de nuevos casos de Leucemia en niños de 0 a 14 años es de 7.7 casos por millón de habitantes.

Neuroanatomía

Nuestro cerebro es el encargado de dirigir nuestros movimientos y lo hace a través de la médula espinal, la cual llega a los músculos por medio de nervios periféricos. La médula espinal se encuentra entre las vértebras que conforman la columna vertebral, extendiéndose desde el cuello hasta la parte media-baja de la espalda. La médula espinal es un centro de relevo de las neuronas que nacen en el cerebro, para llevar su información a los músculos y ejercer el movimiento. Cuando es lesionada la médula espinal, es como si se cortara el tronco de un árbol haciendo que el cerebro no pueda llegar a los músculos. El detalle está en que las neuronas no son como la piel ni como las uñas que pueden regenerarse una vez cortas, las neuronas al establecerse un daño, se degeneran y su daño es irreversible. Esto no es del todo cierto al considerar las demás regiones del Sistema Nervioso, sin embargo en la médula espinal este principio aún es considerado cierto. Hasta cierto punto.

Tecnología de Asistencia

Hay muchas facilidades que hoy día tienen las personas discapacitadas, facilidades más frecuentemente ubicadas en países desarrolladas tales como escaleras que se convierten en elevadores, entradas al autobús que se convierten en planos inclinados, exoesqueleto que se adaptan a las sillas de ruedas , aplicaciones de dispositivos móviles para ejercer comandos a distancia, silla de ruedas equipadas con dispositivos para facilitar la conversación y la transferencias de la cama a la silla y viceverza. A pesar que esta tecnología hace una vida más cómoda, jamás podrá hacer de las personas una vida “normal”.

La Rata que caminó

Como no pocas veces, son los roedores los que dan esperanza a la ciencia. Un grupo de investigadores franceses ha cambiado el paradigma con respecto a la regeneración de la médula espinal: en lugar de estimular y regenerar las neuronas, ¿por qué no intentamos recrear su función? Lo que hicieron fue crear un dispositivo que permita hacer un “by-pass” de la médula espinal. Sí, un “by-pass”, similar a la cirugía que se realiza en las Enfermedades Coronarias que permite restablecer el flujo de una arteria obstruida al colocar un puente por encima de dicha obstrucción, se ha inventado un dispositivo, una Prótesis Electroquímica (neuroprótesis), que pueda conducir la actividad eléctrica por encima de la lesión medular (figura 2). Así, en esta investigación, que se prolongó por aproximadamente 10 años, fue posible restablecer que la médula espinal pudiera conducir de manera normal.

Fig 2
Fig 2

¿La rata caminó? No. Nada funcionó, la rata aún permanecía tal como estaba en el momento de su lesión. Sin embargo, al darle un apoyo en sus patas traseras, como si estuviese en bipedestación, la marcha de la rata es capaz de mantenerse erguida más no puede caminar. Al quitar el apoyo, nuevamente yacía en el suelo. La hipótesis para explicar dicho fenómeno fue la siguiente: la médula espinal es capaz de conducir y de sostener el tono muscular, sin embargo aún no se encuentra conectada totalmente con el cerebro. Ya desde hace un tiempo que la médula espinal no se considera solo un centro de relevo, sino que es capaz de efectuar integración y de realizar complejas órdenes incluso sin intervención directa con el cerebro (figura 3). Luego del primer fracaso, se intenta caminar a la rata por medio de un andamio que sostenga su cuerpo de manera pasiva, de tal forma que sus músculos no tengan que ejercer fuerza contra la gravedad y solo se encarguen de impulsar la locomoción. Y así, luego de 3 meses, la rata logra caminar.

 Fig3
Fig3

¿Y ahora qué?

Pasar de la nada a hacer que un roedor camine no es poca cosa. Fueron necesarios 10 años desde la concepción de la idea hasta su aplicación experimental, de allí a su aplicación clínica el tiempo requerido puede ser similar o incluso mayor. La ausencia de un sistema dinámico entrada/salida de la prótesis electroquímica,  mecánicas de acoplamiento, limitados grados de libertad con respecto a su uso diario en la vida del paciente, alto consumo energético, dispositivos grandes no ergonómicos y la fatiga muscular no controlada son algunas de las limitaciones prácticas de esta tecnología. Además de la función motora, tanto la función sexual como la del control de esfínteres se ve implicada en la lesión medular, y dichas funciones no han sido consideradas en estos estudios experimentales.

Otras opciones

Además de la prótesis electroquímica, no se puede dejar de mencionar al Trasplante de Células del Bulbo Olfatorio al tratar este tema, dirigido por neurocirujanos polacos. Mediante cirugía micro-invasiva se obtienen células del nervio olfatorio y son implantadas tanto superior como inferiormente en la lesión medular. Ha sido eficaz en 1 paciente el cual de estar paralítico ha podido recuperar suficiente tono muscular para mantener la bipedestación y la marcha con ayuda de muletas.

Mucho esfuerzo y tiempo es lo que queda. Y para eso no es tanto la inteligencia sino la paciencia y persistencia la mejor arma para enfrentar la inmensa mayoría de los problemas.

Por: David Anguizola, Médico Residente de Neurología,Hospital Galdácano,País Vasco.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.