Plantearte frente al inversionista que podría impactar de manera positiva en tu emprendimiento desde el punto de vista económico, es algo que no puedes pasar por alto, y tu carta ganadora, aun sin conocerle, es haciéndole un Pitch (o Speech).

Un pitch, como ya debes saber, es un discurso persuasivo sobre tu negocio, con el cual puedes buscar diferentes cosas de tu interlocutor como una inversión inicial, alianzas estratégicas o cerrar ventas.

Hacerlo de manera correcta puede conectarte con oportunidades nuevas, nuevos fondos de inversión y nuevos accionistas para tu negocio, y hoy quiero compartirte una ecuación que, si bien no te enseñará a formular un pitch como tal.

Déjanos en comentarios si te gustaría que compartiera contigo mi propio método de pitch, (‘The elemental pitch method’, a la venta en 2019) que me ha llevado a cerrar increíbles negocios, ventas y a ganar desafíos empresariales tan solo con el nivel de oratoria que The elemental pitch method te ofrece.

La ecuación

El ser humano siempre intenta demostrarlo todo con ecuaciones que esquematicen los comportamientos, debido a nuestro interés por controlar las cosas que suceden en nuestro entorno y darles una explicación, un porqué del éxito que genera esta habilidad que hemos consolidado, y en el arte del pitch de negocios, se congregan algunos factores interesantes de analizar.

(3C+i) x A es una ecuación en la que se establecen los parámetros necesarios para elevar tu pitch al siguiente nivel y en este artículo te explicaré letra a letra qué significa cada uno de los conceptos.

3C: Claro, conciso y creíble.

Debes ser capaz de presentar tu negocio de manera tal, que para la persona que te escuche le sea fácil de recordar. Para esto, es necesario que expongas todos los puntos de tu negocio en un lenguaje que tu interlocutor comprenda; pues si te pones a hablarle sobre la formula química que empleaste para desarrollar tu proyecto, o el algoritmo empleado para el desarrollo de tu app, el receptor de la información se sentirá disminuido en conocimientos, y puede llevarlo a distraerse de tu pitch con mayor facilidad, bajo el concepto de “No sé en qué idioma me está hablando ni en lo que quiere utilizar mi dinero”.

Tienes 3 minutos, o 7 en los casos más favorables, para presentar tu modelo de negocios, por lo cual, todo el amor que le tienes al proyecto y las mil maravillas que podrías contar sobre él, debes resumirlas en sólo las más importantes, así optimizas tiempo y logras que tu pitch sea conciso.

Y obviamente, tiene que ser creíble… Debes cautivar al inversionista siendo transparente, realista y con proyecciones que sean masticables. Si eres pionero en un mercado, es poco aterrizado que estimes ventas millonarias al primer año, pues no tienes parámetros ni indicadores que midan la tasa de usabilidad de tu producto hasta que lo insertes en el mercado.

i: irrefutable

Tu modelo de negocios debe ser irrefutable; nadie más que tú puede conocer mejor su propio proyecto, y si un inversionista te hace una pregunta deberás saber contestarla sin titubear, pues en tus respuestas él sabrá de inmediato si eres o no la persona más apta para escalar y rentabilizar el negocio en el que invertirá.

Evalúa si tu pitch se contradice en alguna parte del discurso a modo de minimizar los errores en los que un inversor podría fijarse, sobre todo en tu estructura de costos y el precio de lanzamiento al mercado, o la tasa de crecimiento estimado de ventas, o si la solución ya existente en el mercado podría quitarte clientes por alguna razón arraigada en tu propuesta de valor, tu ventaja competitiva o tus barreras de entrada.

Y te estarás preguntando qué hay de la letra A y por qué está multiplicando a todo lo anterior…

A: Actitud

No tengas miedo de plantearte ante un inversionista como un empresario, de hablarle de tú a tú; es tu momento de demostrar tu actitud frente al negocio, tu seguridad y desplante, pues él espera que tu seas capaz de responder preguntas ante la prensa, escalar el negocio a futuro hablando con otros empresarios y si te presentas con temores, poca seguridad y con la sensación de que no tomarán tu propuesta, estarás firmando tu sentencia de muerte.

Hablando de esto, ¿Ya leíste Trampas mortales? Si no lo has hecho, este es tu momento; ¡Minimiza los riesgos!

La actitud multiplica los esfuerzos, y esto corre en todos los aspectos de tu vida; una actitud positiva atraerá a ti todo lo positivo, y muchos desafíos.

Como ya has aprendido en mis otros artículos, las oportunidades más importantes pueden surgir en el momento más inesperado, y están ahí, esperándote, en la otra vereda de la Avenida Miedo.

¡Instala esta ecuación dentro de tu pitch y te aseguro que tus resultados serán increíbles!

Si te pareció interesante, comenta, comparte y ponlo en práctica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.