Galaxy 8

Samsung Galaxy S8 continúa cautivando día a día a más personas al ofrecer una amplia selección de tecnologías biométricas que le permiten al usuario acceder a su equipo y a sus archivos de forma cómoda, mientras los protege de los curiosos.

 

Atrás quedaron los patrones o las claves con fechas de cumpleaños para proteger los archivos; el Iris scanner, el lector de huellas dactilares y el reconocimiento facial son hoy en día los máximos métodos de seguridad con los que un celular puede contar, todos incorporados en el nuevo Samsung Galaxy S8.

 

“Nuestra innovación no tiene límites, por eso este año le traemos a nuestros usuarios nuevas formas de proteger y guardar la información en su celular. Samsung Galaxy S8 es el único celular en el mundo con escáner de iris, que permite con solo mirar la pantalla, desbloquear el equipo. Adicionalmente, este está construido sobre la plataforma Knox, un ecosistema que ofrece altos estándares de seguridad para todas las aplicaciones”, explicó Omar Diaz, director comercial de la división de celulares para Samsung Electronics Latinoamérica.

 

Con Galaxy S8 el patrón de seguridad eres tú

 

El Galaxy S8 ofrece diferentes opciones de seguridad para cada situación y garantiza a los usuarios la protección de sus datos personales dentro de la plataforma de seguridad móvil Samsung Knox, un ecosistema que protege desde la activación del equipo hasta el sistema operativo Android.

 

Con la autenticación biométrica Samsung encontró la oportunidad de hacer la vida de los usuarios mucho más seguras y fáciles. En lugar de escribir una larga contraseña, el usuario es la contraseña. Es la combinación perfecta de seguridad y comodidad.

Una de las características más emocionantes del Galaxy S8 es el escáner de iris, el cual mapea el iris y crea una firma digital única, una “impresión del ojo” en lugar de una huella digital. Y está destinada para los usuarios que necesitan una capa adicional de seguridad, como para efectuar pagos móviles. Ante una pérdida o robo del equipo la información personal del iris en el dispositivo queda almacenada en una zona de confianza como un código cifrado, lo que significa que los datos no se verán comprometidos si se intenta acceder al teléfono desde una fuente externa.

 

Samsung también ha perfeccionado otra forma de biometría, el reconocimiento facial.  Así si el usuario desea desbloquear su teléfono con tan solo sostener el Galaxy S8 y ponerlo delante de su cara, levantará su pantalla de bloqueo.

 

Y para completar una experiencia segura también es posible utilizar el escáner de huellas dactilares que en el Galaxy S8 se ha movido a la parte posterior del teléfono para hacer espacio a la pantalla.

 

La comodidad también significa elección, así el usuario de Samsung puede optar por utilizar un patrón biométrico o una contraseña para proteger su teléfono según su conveniencia.

 

El Galaxy S8 trasciende las posibilidades de un teléfono inteligente y moldea el futuro brindando tecnología para elegir y descubrir nuevas experiencias.

Por Geobana Guerrero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.